Archive for Tutoriales

Cómo hacer Casita de Jengibre Paso a Paso

Ya llega de nuevo la Navidad. Hoy es festivo en España, y siempre aprovecho este puente para decorar la casa, aunque este año miedo me da poner el árbol con la bichilla dando vueltas por la casa y cogiendo todo lo que no debe!

Una de las decoraciones que he preparado para poner en casa es esta Casita de Jengibre. Aunque los panes de Jengibre llevan en Europa desde el siglo X, se cree que la “moda” de las Casitas de Jengibre no se instaló hasta finales del siglo XIX, cuando los hermanos Grimm publicaron su famoso “Hansel y Gretel”. Y hoy es toda una tradición navideña que formen parte de la decoración. En la ciudad de Bergen, en Noruega, todos los años construyen la mayor ciudad de Casitas de Jengibre. Pinchando aquí podeis echar un vistazo.

Me lo he pasado en grande haciéndola, así que he hecho un paso a paso para que disfruteis en este puente o en las vacaciones de Navidad que están por llegar para entreteneros un rato, especialmente si hay niños en la casa, ya que a ellos les suele encantar ayudar.

¿Qué necesitamos?

  • Galletas de Jengibre. Esta es la receta que yo utilizo.
  • Una plantilla. Yo he preparado unos cuantos que os podeis descargar aquí: Plantillas Gingerbread House, aunque en la web hay muchísimas.
  • Glasa. Yo he usado esta receta de Glasa con Polvo de Merengue. También tengo esta otra receta con Huevo, pero podeis usar la que más os guste.
  • Imaginación, paciencia y muchas ganas de pasarlo bien.

Hornear las galletas.

1. Imprimimos y recortamos la plantilla que hayamos elegido. Necesitamos dos paredes, dos frontales y dos tejados.

2. Enharinamos la mesa de trabajo y estiramos la masa que previamente hemos preparado y reposado en la nevera.

3. Colocamos los recortes encima. Con un cuchillo o una esteca recortamos las formas y con mucho cuidado las colocamos sobre la rejilla. Si quereis podeis recortar en la galleta puerta y ventanas, aunque yo he elegido no hacerlo.

4. Tras hornear, dejamos que las galletas enfríen completamente antes de decorar. Cuidado con moverlas antes ya que calientes se rompen con facilidad.

5. Si estuvieran muy deformadas, cosa que nos puede pasar por un amasado excesivo, siempre podemos recortar con un cuchillo de sierra con mucho cuidad para devolver la forma. Los pequeños desperfectos se disimularán con la Glasa.

Decorar la Casita de Jengibre.

Mucha gente decora la Casita de Jengibre una vez montada, pero yo prefiero decorar el grueso antes del montaje y ya luego sólo darle algún toque.

Por supuesto la decoración es totalmente personalizada, pero os voy a mostrar cómo la he decorado yo. Se puede usar glasa de colores, caramelos, lacasitos, practicamente cualquier cosa comestible. Yo he optado por una decoración bicolor usando glasa blanca y estos sprinkles de color azul.

1.Tejado

Empiezo decorando los tejados. En mi diseño es donde lleva el grueso de la Glasa, por lo que necesitará  más tiempo de secado y por eso empiezo por aquí.

Para simular las tejas nevadas he usado la técnica que veis en las fotos.

Empezamos poniendo una fila de pegotes de Glasa. En esta ocasión no he usado ninguna boquilla. Simplemente he recortado la punta de una manga pastelera. Yo las uso de usar y tirar, pero si las teneis de las duraderas, con el agujero de la manga es suficiente.

Con una pequeña espátula presionamos la Glasa y arrastramos hacia arriba en cada pegote.

Ponemos una segunda fila de Glasa intercalando con la anterior. Quiero decir que la Glasa no va en paralelo con la fila anterior, sino que lo colocamos entre dos “tejas”, como podemos apreciar en la foto.

Repetimos esta operación una y otra vez hasta llenar el tejado de tejas.

Es importante que los puntos de glasa no sean demasiado gruesos, ya que esto aumentaría mucho el peso del tejado y facilitaría la rotura de la galleta.

Una vez tenemos ambas partes del tejado decoradas, las dejamos secar y empezamos a decorar los frontales y las paredes de la Casita. Cuando hayamos terminado toda la demás decoración, el tejado seguramente esté ya seco.

2. Frontales.

Primero he colocado una estrella en la parte alta del frontal. Alrededor he hecho una corona con una boquilla de estrella y la he rociado con bolitas.

Como no había recortado la puerta de la galleta, la he marcado para no desviarme con la glasa. Aunque esto debería hacerse con un rotulador comestible, yo he usado un lápiz. También he marcado las decoraciones que le iba a hacer.

Con la misma boquilla de estrella que he usado para la corona, he marcado y rellenado la puerta. El borde de la puerta lo he resaltado con mas sprinkles.

Con una boquilla redonda (concretamente nº1) he marcado los ornamentos.

En la parte trasera de la casita he hecho lo mismo, pero en vez de puerta he colocado alguna estrella más.

3. Paredes.

Las paredes laterales las he dejado bastante sobrias. He marcado las ventanas con lápiz al igual que hice con la puerta. Seguidamente he marcado con glasa tal y como veis en las fotos.

Aunque en esta foto no se vea, para darle un poco de color he puesto los mismos Sprinkles que en la puerta en la parte baja de la ventana.

Montar la Casita de Jengibre.

Montaje Casita de Jengibre

1. Ponemos Glasa en la parte inferior del frontal y lo colocamos sobre el plato que vayamos a usar de soporte. Lo aguantamos unos segundos hasta que veamos que se sotiene solo. Cuanto más dura hayamos hecho la glasa, antes secará. Esta primera pieza será la más vulnerable ya que sólo se apoya sobre la parte inferior. Por eso mientras no le pongamos alguna pared, he colocado una cajita para que le haga de apoyo.

2. Cojemos una de las paredes y aplicamos Glasa en el lateral que vaya apoyado sobre el frontal y en la parte inferior. Lo colocamos en su sitio y repetimos como en el paso anterior: esperamos hasta que se mantenga antes de soltar. En este caso he esperado un poco más, pues al estar la pared inclinada es más fácil que se desplace. Repetimos la operación con la pared opuesta.

3. Ponemos Glasa en los extremos libres de las paredes (donde irá apoyada la pared trasera) y el la parte inferior de la pared trasera y la colocamos. Aguantamos unos segundos antes de soltar.

4. Una vez colocadas las cuatro paredes ponemos Glasa de refuerzo por la parte interior. Hacemos lo mismo por la parte exterior teniendo en cuenta que será visible y nos servirá para tapar las juntas. Por eso podemos aprovechar para aplicar la glasa de forma bonita: en forma de estrella o caracol.

5. Mientras vamos formando la chimenea igual pegando sus partes con Glasa.

6. Cuando esté seco podemos colocar el tejado. Para ello ponemos Glasa por todo el perímetro de la casa que estará en contacto con el tejado y colocamos primero un lado y luego el otro, aguantando unos segundos a que seque.

Ya tenemos nuestra Casa de Jengibre montada!

Decoraciones finales.

Una vez que nuestra casita está lista, ya podemos terminar de decorar si lo consideramos necesario. Yo he puesto Glasa y Sprinkles en la junta del tejado, he puesto nieve cubriendo la chimenea y cayendo de la casita y he decorado un poco el alrededor de la casa con nieve y un arbolito.

Y ya tenemos nuestra Casita de Jengibre lista! La verdad es que me he divertido muchísimo haciéndola y espero que vosotros también lo disfruteis! Si os animais, me gustaría ver alguna de vuestras casitas.

Un beso!

Tania

Porciones, ¿qué molde utilizo?

Bfff, es la eterna pregunta que nos hacemos, y últimamente estoy recibiendo muchos emails preguntándome sobre ello. Pero es difícil, y más aquí en España que somos un poco burros y todo nos parece siempre poco. Pero vamos a ver si podemos aclararnos un poco.

Uno de los problemas que se nos plantean es el uso que se les va a dar a la tarta. Porque no vamos a comer la misma cantidad si comemos tarta como postre después de un menú de 3 platos en una boda, que si la tarta es para celebrar un cumpleaños y nos la ponen de merienda. Y tampoco es igual comerse una tarta esponjosa, a comerse un típico pastel británico de frutos, denso como él mismo.

De todas formas sea como sea, hay medidas “establecidas” en el mundo del diseño de tartas, aunque fuera de nuestras fronteras. De media, se establece que una porción de tarta debe pesar entre 100 y 150 gr. Aunque también esto es difícil de establecer si estamos empezando y no tenemos ni idea de cuánto pesan nuestros pasteles. Además volvemos al mismo problema del párrafo anterior: no todos los bizcochos y rellenos darán como resultado un mismo peso, aún teniendo el mismo tamaño.

Así que vamos a quedarnos con lo fácil, que nos puede servir desde el principio, aunque estemos empezando con esto de las tartas. Se trata de una guía de porciones. Cada “tartero”, al final conociendo sus propias tartas en cuanto a alturas, rellenos, etc., se irá familiarizando con sus propias medidas, pero yo personalmetne coincido con esta guía.

Para poder seguir esta guía tendremos en cuenta que las tartas tengan una altura de entre 8 y 10 cm. con el relleno incluido, y las porciones medirán unos 2,5 cm, por 5 cm y por la altura de la tarta:

Repito que esto sirve únicamente como guía, aunque personalmente en mis comienzos me resultó muy útil. También os recomiendo que si os piden un pastel para X personas, indiqueis más o menos el tamaño de la tarta que tendrá, porque muchos te piden una tarta para 10 y se esperan un pastel como el de boda de los príncipes de Inglaterra!!!

Pues por hoy termino aquí. Espero que os resulte útil este cuadro.

Un beso,

Tania

Tutorial Paso a Paso RKT (Rice Krispie Treats)

Hola!!!

Para inaugurar la sección de tutoriales, me gustaría compartir con todos vosotros este pequeño tutorial del RKT. Muchos ya lo conoceréis, pero para los que no, ya vereis lo facilito que es y la verdad es que da un juego enorme.

Rice Krispie Treat significa “Golosina de Arroz Inflado” y en Estados Unidos es un habitual en las casas como tentempié o snack para los niños, tanto por la facilidad de hacerlo, como por la acogida que tiene. No deja de ser una barrita de cereales e incluso la receta viene reflejada en los paquetes de Kellogs. Yo debo reconocer que a mí no me gusta nada su sabor; demasiado dulce, aunque me encanta trabajarlo.

Por el poco peso que tiene, es perfecto para hacer decoraciones de gran tamaño sin que te hunda el bizcocho y sin gastar tantísimo fondant.

Receta

Esta es la receta original de Kellog’s

  • 3 cucharadas de mantequilla o margarina
  • 4 tazas de nubes
  • 6 tazas de cereales de arroz inflado,

aunque yo no la uso exactamente así.

Dependiendo de la cantidad de mantequilla que se le ponga, quedará un RKT más o menos duro. Para comer, quizás sea mejor que quede un pelín más blando, aunque para decorar, cuanto más firme, más seguridad del trabajo. Por eso, yo no uso manequilla en la receta y sólo uso spray desmoldante para evitar que se pegue a la olla y a la cuchara. La receta que yo uso es:

  • Nubes
  • Mismo peso de nubes en cereales de arroz inflado. También se pueden usar cereales de trigo inflado.

La elaboración es muy sencillita:

1. Rociamos la olla o el bol que usemos con spary desmoldante o untamos con mantequilla. Se derriten las nubes completamente removiendo de vez en cuando con un cucharón que también habremos rociado o untado. Esto se puede hacer tanto al microondas como al fuego. Particularmente me gusta hacerlo al fuego. De esta forma y con el fuego medio-alto consigo que no solo se derrita, sino que caramelice un poco. Esto me va a proporcionar mayor dureza en el acabado.

¿Veis en la foto abajo izquierda cómo se ve el fondo caramelizado?

2. Una vez estén las nubes completamente derretidas, apartamos del fuego y se añaden los crispis. Hay que remover bien, procurando que todos estén impregnados en nubes, hasta que se formen hilos:

¡Y ya está! ¿Veis que sencillito? Ahora sólo falta trabajarlo. Para ello nos humedecemos las manos con agua, o usamos spray o mantequilla para evitar que se nos peque todo.

Dar forma

El RKT se puede modelar o esculpir. En el primer caso, en cuanto lo tengamos echo, empezamos a darle forma igual que si estuviéramos modelando cualquier otro material. En caso de esculpir, tendremos que formar un bloque superior al tamaño de lo que queramos hacer, para luego poder recortar. En cualquiera de los dos casos, es muy importante que una vez le demos la forma, apretemos bien los crispis entre sí, intentando evitar cualquier “hueco”. Todo esto se debe hacer en caliente, ya que conforme se va enfriando, va endureciendo y será más difícil o imposible manejarlo. Si se nos ha enfriado antes de poder darle la forma deseada o al final no nos gusta cómo ha quedado, siempre se puede meter unos segundos en el microondas para volver a calentarlo y poder manejarlo!

Otra opción para darle forma es utilizando moldes, por ejemplo: dos esferas (cuencos) para formar una bola, un rollo de papel para formar columnas, etc… En este caso lo que tenemos que hacer es impregnar o forrar los moldes de forma que luego no se nos quede el RKT pegado y rellenarlo haciendo toda la presión posible.

En esta tarta el jamón fue modelado y el jamonero esculpido: hice una “placa”, y luego recorté para darle forma de tablón:

Cubrir el RKT

Una vez le hemos dado forma al RKT hay que esperar a que seque completamente para que endurezca. Aquí en Madrid, en cuestión de horas, ya lo puedo cubrir, aunque lo mejor es prepararlo de un día para otro y asegurarse el secado.

Cuando ya haya endurecido estará listo para cubrir con fondant. Para ellos sólo hace falta humeder el RKT con un poco de agua o con una buttercream para que el fondant quede pegado.

Conseguir un trabajo más o menos liso

Uno de los problemas del RKT es que queda “abultado” por la propia forma de los crispis. Esto a veces, dependiendo de lo que estemos haciendo, nos puede venir bien, pero si no, no es nada que no podamos remediar. Para remediar los “bultitos” hay varios metodos:

1. Para evitar que la superficie quede tan abultada desde el principio, una opción es triturar los cereales antes de echarlos a las nubes. Cuanto más los trituremos, más liso nos quedará la superficie. El único inconveniente de esto es que necesitaremos más cantidad de cereales y esto hará el trabajo más pesado.

2. Limar la superficie una vez endurecido el RKT. Eso sí, si decidimos usar esta opción, la lima debe ser tratada con la máxima higiene y sólo para este fin. Y ojo, que no es lo mismo una lima que una lija. Esta última soltará partículas durante el lijado y por tanto el RKT será totalmente incomestible.

3. Usar el butterceam. Si usamos el buttercream para pegar el fondant, este a su vez sellará las hendiduras de los crispis, igualando la superficie.

4. Poner doble capa de fondant. Ponemos una primera capa que disimulará las rugosidades y otra segunda para el acabado.

5. Rellenar los huecos con azúcar glass. Impregnaremos la figura con azúcar glass y apretamos rellenando así los huecos entre los cereales.

En esta tartita por ejemplo usé el azúcar glass para alisar la superficie:

Y creo que eso es todo lo básico que se me ocurre. Espero que os sea de utilidad y que lo probeis prontito. Como ya he dicho anteriormente, me encanta trabajarlo y no es nada difícil. Además, los resultados son bastante vistosos!!

Aquí os dejo algunos trabajitos en los que he usado el RKT:

Como siempre muchísimas gracias por leerme y para cualquier duda, ya sabeis!!

Besos,

Tania

© 2012-2017 Tartania All Rights Reserved